E-BOOKS
PRONTO NUEVO PRODUCTO
ASESORÍA ALIMENTACIÓN INFANTIL
PRONTO NUEVO PLAN
Mitos en la Alimentación Infantil

Me tocó estudiar durante varios años en la universidad la alimentación infantil, luego aplicar los conocimientos a distintos tipo de pacientes, delgados, de peso normal o con exceso de peso. También trabajé en el área rural y urbana, pero la verdad es que recién hace un poco más de 2 años entendí lo que hasta entonces no sabia; y es que cuando fui mamá vi que toda la teoría aprendida no siempre es fácil de aplicar cuando se trata de alimentar a nuestros hijos.

Por esta razón, revisaremos los mitos más comunes en torno a la alimentación infantil.

MITO Nº 1: Es obligación de los padres que sus hijos se coman toda la comida

El deber de los adultos es ofrecer al niño una alimentación variada y equilibrada, que cubra sus necesidades diariamente, pero es el niño quien debe decidir las cantidades que come.

Para esto, es fundamental que se respeten los horarios de comida (cada 4 horas aproximadamente) y no se entreguen alimentos fuera de horario.

Si el niño o niña deja comida en el plato no debemos enojarnos (no es algo personal, siempre recuerda eso!) simplemente debemos explicarles que en su siguiente horario de comida recibirá sus alimentos y no antes. Aquí lo importante es que cumplamos lo que decimos y que nosotros le demos el ejemplo.

Si tu hijo a pesar de no comer fuera de horario sigue sin realizar sus comidas de manera adecuada, puede ser necesario acudir al Pediatra, el será el encargado de evaluar su canal de crecimiento y su estado de salud.

MITO Nº 2: Es necesario suplementar con vitaminas y minerales a todos los niños y niñas.

Actualmente está de moda que si un niño no come toda su comida se le suplementa con una leche, siendo esto es un grave error, ya que comer de manera sana en la etapa infantil, además de entregar nutrientes ayuda a forma hábitos alimentarios adecuados, lo que no se consiguen con preparados que sólo deberían utilizarse en caso de que presenten alguna enfermedad y/o su médico lo indique.

Si niños y niñas consumen de todo tipo de alimentos (legumbres, carnes rojas y blancas, pescados, frutas y verduras, lácteos, aceite de oliva o canola, huevo, etc) no es necesario el suplemento de vitaminas y minerales.

MITO Nº 3: Si mi hijo no se come el almuerzo, a la once debo entregarle el mismo plato de comida.

Aquí es cuando se utiliza la comida casi como un castigo, y apelando a que por hambre nuestros hijos van a comer obligados.  NUNCA debemos hacer esto, recuerda que lo que pretendemos es enseñar hábitos, cada comida tiene un horario establecido y debemos aceptar también que nuestros hijos tienen gustos distintos y no todos los alimentos serán de su agrado.

Distinto es que si preparaste por ejemplo legumbres para el almuerzo, lo repitas en la noche; de todas maneras recomiendo que si vimos que a nuestros hijos no le gustaron podemos hacer pequeñas modificaciones como licuarlas o utilizar crutones de pan integral para mejorar su sabor y aspecto. Nuestros hijos valoran estas pequeñas cosas.

MITO Nº 4: “No importa que mi hijo sea gordito, está “sanito” y después se va a pegar el estirón”

En promedio las mujeres están teniendo hijos sobre los 30 años, y esto es clave, ya que si nos remontamos a 1975 – 1985 lo que preocupaba en esos años era que los niños estaban bajo peso, por lo que fuimos criadas por muchas de nuestras mamas casi “poniendonos en engorda”

En esta época en los consultorios no solo se entregaba leche, además arroz e incluso QUESOS! (si, en Temuco entregaban queso mantecoso aunque parezca mentira). Las leches se preparaban como un engrudo, y a los chupetes de las mamaderas había que hacerle hoyo con tijera o cuchillo para que esta leche pasara.

Entonces no podemos extrañarnos que todavía muchas mujeres al ver a sus hijos con exceso de peso ni siquiera se logren percatar de esto, y los encuentren muy sanitos; mal que mal fuimos criadas con esta mentalidad.

La verdad es que durante la infancia se forman los adipocitos, que son pequeños “saquitos” donde se guarda la grasa, por lo que si el niño o niña después crece y “se pega el estirón” su cuerpo siempre tendrá la tendencia a llenar estos saquitos y usualmente el problema llega en la edad adulta cuando el metabolismo empieza a disminuir.

A alguien le pasa que tiene una tendencia a subir de peso? bueno en parte, esto puede ser la explicación.

 

 

 

Rocío Suárez Eytel

Nutricionista
Magister (c) Nutrición y Alimentación, Universidad de Barcelona
julio 07, 2015 — rociosuarez Admin